Tuna de San Felipe y Santiago

Montevideo - Uruguay


Historia de la Tuna en Uruguay:

En el año 1984, el Dr. Rafael Pérez Catalá, presidente en ese momento de la Federación de Instituciones Españolas en el Uruguay y antiguo integrante de la Tuna Compostelana, sintió la necesidad de crear en este país, si bien no una Tuna, porque el medio no tenía conocimiento de este movimiento, algo muy parecido que se llamó La Estudiantina.

Para este menester se contactó con centros de estudios en Montevideo para saber en cuales había iniciativas musicales y seleccionó al ganador de ese año en el Concurso Nacional de Coros , que había sido el I.A.V.A. (Instituto Alfredo Vázquez Acevedo). Este Instituto de Enseñanza de Bachilleres era uno de los de mayor población estudiantil en la capital por lo que no le fue difícil encontrar dentro de sus filas corales descendientes de españoles de hasta tercera generación para formar el movimiento musical que tenía en mente.

Luego de haber seleccionado once jóvenes y plantear la propuesta que fue muy parecida al desempeño tradicional de las Tunas, comenzó la recopilación de temas, el diseño del vestuario y los ensayos pertinentes.

El 12 de Octubre de 1984, debutó en los jardines de la Embajada de España, la novel Estudiantina con gran aceptación por parte de la colectividad española radicada en nuestro país. Comenzó en ese momento una gran cantidad de actuaciones de diversa índole y en los más discímiles lugares tanto dentro, como fuera de la colectividad española.

Con el transcurso de los años La Estudiantina fijó su base de operaciones en distintas Instituciones pertenecientes a la colectividad, pero un sentimiento comenzó a gestarse en los distintos integrantes que ya comenzaban a cambiar y depurarse. La idea de inamovilidad y de dependencia comenzaba a no sentirse tan grata como al comienzo, el aire renovador de aquellos que ingresaban a las filas y el crecimiento tanto a nivel estudiantil de los que comenzaban a ingresar a facultades y de algunos que se empezaban a interiorizar en los orígenes de las Tunas y su historia, llevó a que se necesitara cambiar el rumbo del grupo. La idea ahora, era, ser de todos y de nadie, debido a que se entendía que este movimiento estaba más allá de regiones e intereses y además que al ser los únicos que hacían este tipo de música y la variedad de la misma, representábamos a toda España, entonces se decidió romper con el acartonamiento de La Estudiantina y darnos un tiempo para reflexionar sobre el futuro.

En el año 1990, se despide La Estudiantina y transcurre un año de descanso y meditación, en el que los integrantes del antiguo conjunto conservan una vinculación amistosa y nada más.

En el año 1991, la añoranza de la música que se hacía y la falta de excusas para poder escaparse parcialmente de estudios y quehaceres diarios, llevó a que nos juntáramos algunos y propusiéramos reformular el grupo; se convocó a todos los últimos integrantes del conjunto La Estudiantina y nos pusimos de acuerdo en formar una Tuna.

Se comenzó en ese momento el estudio de las Tunas, sus orígenes, historia, instrumentos, cancionero y tradiciones.

Desde un primer momento nos dimos cuenta que era imposible crear una Tuna Universitara, debido a que en Uruguay poseemos distintas dependencias de una única Universidad que llamamos Facultades (Facultad de Medicina, Facultad de Arquitectura, etc...), y la mayoría de nosotros o bien pertenecíamos a Facultades distintas, o a otros Institutos de enseñanza tanto públicos o privados e inclusive había algunos que habían dejado los estudios. Este fue el primer escollo en el camino, pero se pensó que lo que realmente valía, era la intención y que también debíamos tener nuestro propio perfil e identidad por lo que seguimos adelante.

El segundo problema fue el nombre, luego de varios propuestos, se llegó al acuerdo de llamarla Tuna de San Felipe y Santiago, en honor al nombre de nuestra ciudad en la época colonial.

Hasta ese momento teníamos los integrantes, el nombre, el diseño del vestuario, pero faltaban las canciones y los instrumentos; por supuesto que las guitarras estaban y las panderetas también, pero faltaba aún el laúd y la bandurria los cuales no eran instrumentos tradicionales uruguayos y no se conseguían. Luego de mucho buscar encontramos una bandurria en un anticuario la cual adquirimos de inmediato, pero el laúd no aparecía por lo que debimos ordenarlo a un luthier muy reconocido en el Uruguay, el Sr. Ameijenda, quien lo confeccionó en base a antiguos diseños de su propiedad y que estimamos sea único en el país. También y para marcar nuestro propio perfil, decidimos integrar un acordeón a piano, una viola y bongos.

Para la confección del cancionero seleccionamos los mejores temas tradicionales de las Tunas, por cassettes conseguidos en España y en Bs. As. y anexar además temas tradicionales de algunas regiones españolas, entre los cuales hay temas vascos, andaluces, gallegos, etc...., que en su mayoría se juntaron en "popurrits" y hacían un gran recorrido por toda España.

Así se creó en el año 1991, la Tuna de San Felipe y Santiago.

Inmediatamente tuvo gran éxito dentro de la colectividad española con actuaciones en distintos festivales internos pero no queríamos que pasará lo mismo que años atrás y se restringiera este movimiento a ciertas personas que ya conocían a las Tunas. De inmediato se propuso seguir con la tradición y se dijo "...amigos, a la calle...", comenzamos a tratar de hacer rondallas en los lugares más transitados de Montevideo y Punta del Este, y vimos que si bien al principio la gente mostraba cierta sorpresa de inmediato se contagiaba de el ritmo y la alegría de la Tuna, tanto jóvenes como personas mayores.

Comenzaron en ese momento las contrataciones privadas, tanto empresariales como fiestas de bodas, cumpleaños de quince, aniversarios varios y serenatas.

Gracias a ese trabajo pudimos de inmediato tener contacto con canales de televisión, radios y periódicos en los cuales hoy en día ya es común ver y escuchar a la Tuna de San Felipe y Santiago, lo que nos ha generado la obligación de continuar con este movimiento y de hacerlo conocer y a su vez de preparar nuevos integrantes para que continúe en el tiempo y pase a ser algo tradicional dentro del Uruguay dejando bien en alto todo lo que en España hace tanto tiempo se gestó.

Nuestra beca para es verde con una flor de lis bordada en el escudo, el resto de la indumentaria es similar a la clasica.


Fotografía del grupo

Integrantes activos y no activos:


Tuna de San Felipe y Santiago

Este tema fue escrito por Fabián Martínez (Tito) y es el tema de presentación.


Gabriel Polcino Horjales (Gulú)
correo elect.: gpolcino@ine.gub.uy
Tel part.: 29 52 35
Fax: 93 27 86


Página Principal